ÉTICA Y VALORES 11-3 y 11-5

La educación de la ciudadanía y en general el ideal de ciudad nos plantea una nueva dimensión del actuar ético en tres campos definitivos: uno, el problema de los fines, es decir, el actuar teleológico (finalidad u objeto a procesos concretos); dos, el actuar de acuerdo con un deber ser o actuar deontológico ( disciplina que estudia los deberes u obligaciones morales de cada profesión); tres, el actuar según procedimientos o actuar metodológico. En esta triada se encuadra todo el comportamiento ético y es allí donde adquiere sentido toda pregunta por el peso de los valores o el sentido axiológico (valores predominantes en una determinada sociedad) del comportamiento. Pero la progresiva universalización de la ciudadanía antigua trae aparejada otra suerte de problemas. La fuerte vida colectiva no supuso, como se cree en contraste con la vida moderna contemporánea, la inexistencia de una vida individual o privada. La paulatina conciencia subjetiva en la antigüedad se da en el marco problemático pero prometedor de una conciencia de la existencia colectiva como ciudad.  

-> Primer Periodo <-